Journal

Expormim

 

Dicen que la elegancia se tiene o no se tiene; que es algo inherente a la personalidad. El mimbre es uno de esos materiales cuya belleza y clase nada tienen que ver con sus humildes orígenes. Proveniente de un arbusto de la familia del sauce, su utilización se remite a la Edad Media, cuando comenzó a dar forma a cestos y otros objetos de similar uso. Robusto pero ligero, pronto se vieron en él cualidades aptas para formar parte de piezas de mobiliario, especialmente de aquellas pensadas para el exterior. El mimbre comenzó entonces a coquetear con espacios de ocio y descanso y, poco a poco, fue ganando terreno hacia el interior hasta convertirse en un material habitual en nuestros hogares.  

Para el número 8 de Openhouse magazine (noviembre, 2017), realicé un texto acerca de la empresa de mobiliario Expormim. Una compañía fundada en 1960 en Valencia para exportar mimbre y que actualmente basa la creación de sus diseños en un material similar a éste, el rattan.

Fue bonito descubrir cómo aun la mano artesanal es la que impone su saber hacer en los muebles y que la preservación de dicho oficio es una de los objetivos de esta firma.